Nuestra Historia

Legado de la tradición vitinícola

FLIA GIOL

En la década del 1.880, Juan Giol, Bautista Gargantini y Pascual Toso, arribaron desde Europa llenos de sueños e ilusiones, en busca de nuevas oportunidades, familias pioneras de la vitivinicultura Argentina.

En la búsqueda de los mejores terroir de Mendoza, descubren en La Consulta, el lugar indicado y propicio para el cultivo de vides. Finalmente en el año 1.915 deciden fundar la bodega San Polo, en honor al castillo San Polo Di Piave de Italia.

Hoy, el proyecto es liderado con pura pasión y entrega por María Alejandra Giol y Rodolfo Masera. Ellos continúan el legado y la tradición familiar de elaborar vinos de Alta Gama. Cuatro generaciones dedicadas a interpretar y mejorar la noble expresión de la vid.